Doctor de la Pelea: Sexo, Violencia y Sus Mitos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Doctor de la Pelea: Sexo, Violencia y Sus Mitos

Mensaje por IGN el Sáb Jul 11, 2015 1:27 pm

[Nota del editor: Es una de las costumbres comunes más antiguas de boxeo—robado, dicen, de los espartanos: no tengas sexo cuando estás entrenando para una pelea. El sexo va a quitarte la agresividad, lo que significa que no va a estar ahí cuando más la necesitas, como cuando haya un enorme hombre enojado frente a ti en el ring tratando de arrancarte la cabeza. Esto es aceptado, acumulado, conocimiento médico completamente anecdótico en el mundo del boxeo—transmitido a través de los tiempos por los hombres que no son médicos a hombres que no son médicos y a sus hijos, que tampoco son médicos.

Hace tiempo, en noviembre del 2012, Ronda Rousey, la primera campeona del UFC, le dio un giro al guión en el viejo cuento de los mitos con el anuncio que hizo a Jim Rome por Showtime de que ella intenta de tener tanto sexo como pueda antes de una pelea, apoyándose en la teoría de que el sexo eleva los niveles de testosterona, y por lo tanto, la agresividad, en las mujeres.

Recordamos ahora la llamada que le hicimos al Dr. Michael Kelly, en honor al desempeño histórico que ha tenido Rousey en el MMA. Dr. Kelly es un especialista en medicina deportiva, médico del ring de medio tiempo, y autor del libro Fight Medicine, para preguntarle acerca de la ciencia detrás de las dos afirmaciones: ¿El sexo hace que las mujeres sean mejores peleadoras? Y la falta de sexo hace a los hombres mejores peleadores?].

"Para las chicas, [el sexo] aumenta su testosterona, así que trato de tener tanto sexo como sea posible antes de que peleé. No con todo el mundo. No publico un anuncio en Craigslist o algo así, pero si tengo una pareja me voy a poner como, 'oye, el tiempo de pelear está por venir.'” - Ronda Rousey en Jim Rome por Showtime.

Dr. Michael Kelly:En realidad, Rousey está en lo correcto: Entre más sexo tienes, tiende a elevar los niveles de testosterona, tanto en los hombres como en las mujeres. La proporción normal de testosterona a los estrógenos es diferente entre el hombre y la mujer, pero con las mujeres, sus niveles de testosterona tienden a subir más cuando son estimulados sexualmente, y los niveles de testosterona tienden a aumentar la agresividad. Que esto se transfiera a una explosión en el rendimiento para las mujeres, eso no lo sabemos. Estamos hablando de cantidades muy minúsculas, por lo que anabólicamente no creo que tendría un gran efecto en el crecimiento de los músculos o la resistencia. Pero no sabemos a ciencia cierta.

Pero la testosterona aumentada para una mujer va a aumentar su agresividad, y va a tener un efecto anabólico que puede no tener normalmente. También hace que sea más fácil para la mujer desarrollar más fuerza en la parte superior del cuerpo. La manera en la que las mujeres están hechas, es más fácil para ellas desarrollar la fuerza del la parte inferior de su cuerpo, lo cual es genial, pero no necesariamente puede ayudarles en una situación de ataque o en la fuerza de un golpe, etcétera.

El propósito fisiológico y evolutivo de la creación de más testosterona durante el sexo—el punto químico—es que aumenta el deseo. Y hay una conexión química entre el deseo físico y la agresividad. Las cosas se ponen borrosas, pero todo está relacionado con la testosterona.

La testosterona es una hormona esteroide. Una hormona es una sustancia química que puede viajar a través de la sangre y afectar a diferentes partes del cuerpo a través de receptores en la superficie de esos órganos. Hay muchos tipos diferentes de hormonas. Las hormonas se unen en la superficie de las células, ciertos tejidos, y alteran la transcripción genética de lo que está pasando dentro de la célula. Cuando la testosterona se une a las células de, por ejemplo, las fibras musculares, las células musculares, estás entrarán en la célula, hasta el núcleo de la célula, donde todo el proceso genético se lleva a cabo. Eso aumentará la activación de ciertas proteínas que se traducirá en la construcción del músculo. Así es como se consigue ese efecto anabólico. El ADN producirá proteínas a base de qué parte se activa, y las hormonas pueden activar diferentes partes.

En cuanto a desencadenar fenómenos más nebulosos, como la agresividad y el deseo, si se piensa en las diferentes partes del cerebro que están vinculados a la agresividad o el deseo sexual, están todos muy bajo en el tronco del encéfalo, pero tienen el mismo efecto. La hormona se unirá a las neuronas en el cerebro, terminarán bajando al núcleo, afectará el ADN para producir las proteínas que hacen más proteínas que eventualmente estimularán las neuronas a ser más sensibles a los estímulos de lo que normalmente lo harían. Y si está en el área del cerebro que controla la agresividad, obtendrás un umbral más bajo para que salgan esos impulsos agresivos.

"Tal vez de ellos les sacamos [testosterona] o algo así. No sé la ciencia exacta detrás de eso. Pero tal vez eso fue un piropo que escuché alguna vez. ¿Quién sabe?" - Ronda Rousey en Conan.

Hay algunos estudios que muestran que la testosterona y el estrógeno en realidad se pueden transferir de ida y de regreso en la saliva. Así que cuando una mujer está besando a un hombre, la testosterona del macho puede estimular la testosterona de la mujer, lo que elevaría su agresividad. Pero no hay evidencia de que tener sexo disminuiría la testosterona en un hombre. El umbral de un hombre durante el sexo no va a cambiar tanto como el de la mujer.

Así que la vieja creencia del boxeador que uno no debe tener relaciones sexuales antes de una pelea no se basa en la ciencia. Es un mito acerca de los peleadores masculinos, ya que no es como si sólo hubiera una cierta cantidad de deseo que puede ser activado antes de que se termine. No puedes agotar tus niveles de testosterona al tener relaciones sexuales. En realidad es todo lo contrario: entre más sexo tengas, tiendes a estimular la producción de testosterona. Pero tal vez hay un impulso psicológico. Los hombres se vuelven más irritables cuando no tienen sexo, lo que probablemente es un buen rasgo cuando estás en el ring con alguien. Así que tal vez es menos un efecto físico y más un efecto psicológico.

No sé si el mismo tipo o nivel de transferencia de hormonas podrían ocurrir con una pareja del mismo sexo. Yo asumiría que habría una diferencia con, por ejemplo, dos mujeres sólo porque tienen diferentes proporciones de testosterona y el estrógeno en sus cuerpos. Cada célula, todo lo que el cuerpo produce, tiene una huella, una huella dactilar genética, y puede ser que de alguna manera el cuerpo detecta que es la testosterona de otra persona en la saliva lo que está estimulando la suya, pero no sabe si es hombre o mujer .

Fuente: http://fightland.vice.com/es_mx/blog/doctor-de-la-pelea-sexo-violencia-y-sus-mitos

IGN
Moderador

Fecha de inscripción : 10/08/2014
Mensajes : 1422
Puntos : 1669
Reputación : 65

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.